La migraña reduce calidad de vida de quienes la padecen

0
568

¿Qué alimentos favorecen la aparición de migraña?

La migraña reduce la calidad de vida de las personas que la padecen.

Un mayor consumo en primavera y verano de leche fresca por las mañanas, de frutas como la fresa o la naranja en el postre, de atún en conserva y tomate en las ensaladas, de marisco, o de carne no fresca (conservada durante más de 48 horas en el frigorífico), facilitan la ingesta de cantidades altas de histamina, una molécula que aumenta el riesgo de padecer ataques de migraña, según afirman especialistas del laboratorio DR Healthcare. Algo similar sucede con productos vegetales fermentados, el marisco, el pescado azul, algunos cárnicos crudos curado, como el salchichón o la sobrasada, la leche de vaca, mantequillas, los quesos madurados, como el manchego, el gruyère y el roquefort y la clara de huevo.

Algunos de estos alimentos liberan histamina, mientras que otros provocan la liberación endógena de esta sustancia, con similares efectos.

La histamina está presente en todos los alimentos de la dieta cotidiana y el cuerpo la metaboliza a través de la enzima diaminooxidasa (DAO). Según un estudio realizado por la catedrática en Nutrición y Bromatología de la Universidad de Barcelona Carmen Vidal, el 95 por ciento de los migrañosos estudiados han demostrado tener un déficit de dicha enzima, lo que provoca una acumulación de histamina en el cuerpo que contribuye a desencadenar más ataques de migraña.

¿Por qué la luz agrava las migrañas?

Todo apunta a que el dolor propio de la migraña se produce cuando las meninges –el sistema de membranas que rodea al cerebro y al sistema nervioso central– se irritan y se estimulan los receptores de dolor de la zona. Esto explica el dolor punzante y la tensión en el cuello que afecta a quienes padecen migraña. Pero hasta ahora no se entendía por qué el 85% de los pacientes con migraña sufren también de fotofobia o sensibilidad extrema a la luz, que les obliga a llevar gafas de sol, en ocasiones incluso de noche.

Los científicos del Centro Médico Diaconesa Beth Israel en Boston (Estados Unidos), dirigidos por Rami Burstein, han descubierto que muchas personas ciegas que sufrían migraña también evitan la luz. Analizando el cerebro de estos sujetos, los investigadores comprobaron que en presencia de luz ciertas neuronas de la retina enviaban señales a un grupo de células nerviosas en el área del cerebro conocida como tálamo que recibe y transmite señales de dolor asociadas con la migraña. Como consecuencia las neuronas del dolor aumentan su actividad. Y el incremento en la intensidad del dolor podría permanecer incluso hasta 20 ó 30 minutos después de que el estímulo luminoso desapareciera.

El hallazgo, publicado en la última edición de la revista Nature Neuroscience, podría conducir a futuros tratamientos contra la molesta fotofobia asociada al dolor de cabeza.

 ¿Por qué hay más mujeres con migraña?.

Según los estudios, en Europa y Estados Unidos el número de mujeres que padece de migraña prácticamente triplica al de los hombres. Un artículo publicado en la revista Brain revela que las afectadas por esta enfermedad presentan un engrosamiento en dos áreas del cerebro que no se detecta ni en personas sanas, ni en hombres con migraña.

En concreto, estos engrosamientos se producen en la ínsula posterior, un área relacionada con el dolor, y en el precuneus. Esta zona, aunque se ha relacionado recientemente con las migrañas, también podría ser el centro del cerebro que albergue la conciencia de una persona y el sentido del `yo´.

¿Cómo se traducen estas diferencias en la vida cotidiana? Para comprobarlo, los científicos compararon la actividad del cerebro de voluntarios y voluntarias afectados de migraña mientras se les sometía a una experiencia dolorosa que consistía en tocar una taza de café muy caliente. En las mujeres con migraña “estas zonas más gruesas se `hablaban´ y trabajaban juntas para responder al dolor”, explica Nasim Maleki, del Hospital Infantil de Boston y de la Escuela Médica de Harvard. Además, los investigadores comprobaron que, en respuesta al dolor, casi todas las estructuras que respondían más fuerte en las mujeres formaban parte de los circuitos emocionales. “En los hombres, cuando viene el dolor, el cerebro dice `¡au!’. En las mujeres, el cerebro dice `¡AAAAAAAAAAAAU!'”, ha explicado Maleki.

Para los expertos, estos resultados podrían explicar la causa de que la proporción de mujeres con migraña que acaban experimentando ansiedad o depresión sea mayor que la de hombres. Además, estas diferencias se deberían tener en cuenta a la hora de desarrollar terapias contra la enfermedad. “Se debería prestar más atención al género”, advierte Maleki. “Casi todos los estudios en animales se han hecho con ratones macho, y las mujeres están poco representadas en las investigaciones clínicas”.

La migraña es un mal muy frecuente que afecta seriamente a la calidad de vida de quienes la padecen y del que no se tiene mucha información, por lo que su tratamiento es muy difícil. Ahora, investigadores del Instituto de Investigación del Valle de Hebron y de la Universidad de Barcelona (UB) han identificado cuatro genes causantes de la migraña sin áurea, el subtipo de la afección más frecuente en la población.

El trabajo, que se publica en la revista Nature Genetics, ha analizado el genoma de 12.000 personas, 5.000 de ellas afectadas por la enfermedad. Los resultados, además de confirmar la asociación de la migraña con dos genes que ya se conocían, revelan cuatro nuevos genes implicados (MEF2D, TGFBR2, PHACTR1 y ASTN2).

“Los resultados todavía no tienen una aplicación inmediata en la práctica clínica diaria porque la contribución de cada variante individual al riesgo de desarrollar la migraña es relativamente pequeño”, ha explicado Bru Cormand, uno de los autores. “Sin embargo, el estudio ha permitido identificar diferentes genes que apuntan a determinadas vías funcionales, y que pasarán a ser dianas terapéuticas en estudios futuros”. Actualmente, la migraña afecta a una de cada seis mujeres y a uno de cada doce hombres, por lo que los estudios encaminados a un conocimiento más profundo de sus causas y de sus posibles tratamientos ofrecen esperanzas para todas las personas que sufren de esta incómoda dolencia.

Un parche contra las migrañas

La farmacéutica NuPathe, de Estados Unidos, ha anunciado el lanzamiento de un nuevo parche para tratar los dolores de cabeza y las migrañas. El parche, llamado Zelrix Patch, se coloca en el brazo y cuenta con un sistema que mediante suaves descargas introduce en los pacientes pequeñas dosis del medicamento Sumatriptán. El parche es de un sólo uso y los responsables aseguran que su efectividad es superior a la de los medicamentos orales y su duración más prolongada.

Un aspecto importante de las migrañas es su duración. La dolencia en ocasiones puede durar todo un día, por lo que suministrar el fármaco de forma constante en pequeñas dosis puede aumentar los beneficios de Sumatriptán. El parche creado por el laboratorio norteamericano consigue este propósito sin que los usuarios tengan que estar pendientes de ingerir ninguna pastilla.

Por otra parte, los medicamentos que se toman por vía oral tienen una absorción distinta en función de los pacientes. Además del distinto grado de absorción, en algunas ocasiones generan dolores de estómago y vómitos. Todo esto se evitaría utilizando un parche, asegura la compañía, que de momento no ha confirmado el precio ni la fecha de salida.

 La migraña aumenta el riesgo cardiovascular

Las personas que padecen de hipertensión combinada con migrañas tienen más probabilidades de sufrir un accidente cerebrovascular que aquellas que solo tienen hipertensión, según un estudio publicado en el Journal Hypertension.

Esto puede deberse a que tanto las migrañas como las enfermedades cardiovasculares podrían tener originarse por una disfunción del endotelio, que es el tejido que recubre el interior de los vasos sanguíneos. “El endotelio tiene un papel importante como secretor de óxido nítrico, que es un potente vasodilatador. Cuando el endotelio no realiza correctamente su función puede provocar problemas en la circulación, afectando a las arterias y no permitiendo el correcto intercambio de nutrientes y desechos”, explica el doctor Ángel Cequier, vicepresidente de la Sociedad Española de Cardiología.

Además, otro estudio ha demostrado que las personas con migrañas tienen más probabilidades de sufrir diabetes, hipertensión y colesterol alto.

La migraña afecta a entre el 12 y el 16 por ciento de la población, siendo más común entre mujeres. La Fundación Española del Corazón recomienda a las personas que padezcan esta enfermedad que tengan un control más exhaustivo de sus factores de riesgo cardiovascular.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here