Artistas Asesinos, de pandilleros a sicarios

0
2494

Los fundadores de este grupo, “El Dream” y “El Saik”, tienen talento para el dibujo y el grafiti; ahora son el brazo armado del Cártel de Sinaloa

CIUDA DE MÉXICO (La Silla Rota).- Para enfrentar al Cártel de Juárez, de la familia Carillo Fuentes, el Cártel de Sinaloa reclutó como su brazo armado en Chihuahua a una pequeña organización criminal llamada “Gente Nueva”, así como a las pandillas de “Los Mexicles” y “Los Artistas Asesinos” o “Doblados”.

 

Las principales actividades de las pandillas son la ejecución de los rivales, operaciones de narcomenudeo, tareas de vigilancia (conocido como “halconeo”) y secuestro. Una parte de ellas son dirigidas desde penales de Aquiles Serdán y El Paso.

 

En 2002, Jorge Ernesto Sáenz, “El Dream”, un joven de la colonia Morelos II, ingresó a la cárcel por el homicidio de un policía municipal, ahí conoció a Éder Ángel Martínez Reyna, “El Saik”, originario del fraccionamiento Villas de Salvácar, ambos poseían talento para el dibujo y el grafiti. Intentaron fugarse de la prisión.

 

“El Saik” ganó un concurso nacional de pintura en el que participaron cientos de reos del país, de ahí surgió el nombre de la pandilla: “Los Artistas Asesinos”.

 

En la lucha contra los cárteles de la droga, éstos han encontrado en las pandillas una fuente para suplir sus bajas. Cuando un cártel subcontrata a la pandilla provee a sus miembros de armas. Quienes antes se reunían para escuchar música y en busca de la identidad, se convirtieron en sicarios.

 

Las pandillas buscan sumar a sus filas a menores de edad, ya que no son arrestados por la policía, lo que los hace ideales en el robo a viviendas, como halcones o estacas.

 

La violencia en México tiene como rostro el de los jóvenes, esta población es la que ha sido más afectada por el homicidio doloso y por la criminalización. De 2008 a 2011 se registraron más de 10 mil asesinatos violentos en Ciudad Juárez; 400 correspondieron a mujeres, mientras que 95 por ciento de las víctimas fueron hombres, en su mayoría jóvenes.

 

En muchos lugares las riñas entre pandillas dejaron de ser sólo por identidad o territorio para disputarse ahora el control del mercado de la droga.

 

Además, las peleas de “Los Artistitas Asesinos” con sus antagonistas “Los Aztecas” –al servicio del Cártel de Juárez– han llegado al interior de las cárceles, en penales estatales.

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here