Cassez asegura que su liberación “es una gran victoria para los mexicanos”.

0
512

Contradice a la ministra Sánchez Cordero sobre la causa de su liberación

AFP, EFE y AP

25/01/2013 13:01:24

cassez_g_1

PARÍS, 25 de enero.— Florence Cassez, liberada por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), pese a una sentencia de 60 años de cárcel por secuestro, portación de armas prohibidas y delincuencia organizada en México, expresó al llegar a su natal Francia: “Creo que fui declarada inocente por la Corte que decretó mi libertad total y absoluta”.

La afirmación de la francesa contradice a la ministra Olga Sánchez Cordero, quien explicó que el fallo de la Primera Sala de la SCJN obedeció a que hubo violaciones a sus derechos elementales cuando fue aprehendida en 2005.

Incluso, tras aducir el miércoles que la Corte no resolvió sobre su culpabilidad, en entrevista posterior reconoció que Cassez “está libre, pero no es inocente”.

Ya en París, Cassez aseguró que su liberación “es una gran victoria para los mexicanos”.

Al señalar que su caso no es único, dijo que “en México todo el mundo sabe que esto es cotidiano y espero que éste sea un antecedente que ayude a otros (a salir)”.

Me declararon inocente, dice Cassez al pisar París

La mujer sentenciada a 60 años de prisión será recibida hoy por el presidente François Hollande.

Florence Cassez afirmó al aterrizar ayer en la capital de Francia, tras siete años presa en México, que la justicia mexicana la declaró “inocente”.

“Creo que fui declarada inocente por la Corte que decretó mi libertad total y absoluta”, dijo Cassez a la televisión BFM antes de acceder a un pabellón oficial para responder a las preguntas de los medios.

Sonriente y con buen semblante, la mujer agregó que “siempre” tuvo esperanza en su liberación y dijo que estuvo “dispuesta a recorrer todos los caminos” para obtenerla.

Cassez llegó al aeropuerto Charles de Gaulle a las 12:40 (hora local), procedente de la Ciudad de México.

En la pista del aeropuerto la recibieron, entre otras personas, su madre, Charlotte Cassez, y el ministro francés de Asuntos Exteriores, Laurent Fabius. Hubo alfombra roja y mucho del protocolo que se les brinda a los jefes de Estado que visitan Francia.

Cassez, de 38 años, con una cazadora oscura y pantalones vaqueros, fue trasladada tras descender del avión hasta un pabellón oficial para tener un primer contacto con decenas de periodistas que aguardaban su arribo.

El presidente francés, François Hollande, recibirá hoy por la tarde a Cassez, según ha informado el Elíseo en un comunicado, el cual añade que la cita es a las 19:00 horas.

El presidente francés había celebrado la liberación de la francesa, ya que con su excarcelación se pondrá fin a “un periodo especialmente doloroso”.

Novia del líder de la banda de secuestradores Los Zodiaco, Israel Vallarta, Cassez fue detenida en diciembre de 2005 en México y sentenciada en un principio a 96 años de prisión, que después se rebajaron a 60.

La decisión de ponerla en libertad, tomada el miércoles, fue aprobada por mayoría de votos por la Sala Primera de la Suprema Corte, que modificó un proyecto original de resolución que pedía la devolución del expediente a un tribunal penal por las irregularidades registradas durante el proceso judicial.

“Un puñado de gente”

“Amo a México”, declaró Florence en otra entrevista otorgada a la AFP pocas horas después de su llegada a Francia, y agregó que distingue entre el pueblo mexicano y el “puñado de gente” que estaba contra ella.

—¿Debe usted todavía demostrar su inocencia?

—Si es necesario hacerlo, lo haré. Si hay que seguir. Si hay que seguir batiéndose para dejar claro en la mente de la gente que soy inocente, por supuesto que seré la primera en hacerlo y a consagrarme a ello. Pero creo que la justicia pone en libertad a la gente inocente.

—¿Guarda rencor a las autoridades mexicanas?

—No, porque sé distinguir. Contra mí había solamente un pequeño grupo de personas, que lamentablemente tuvieron el poder durante seis años, y el poder al más alto nivel. Ahora el gobierno ha cambiado. Distingo claramente entre el pueblo mexicano que he conocido, que me ha apoyado, y el puñado de gente que estaba contra mí y que tramó todo. Yo amo a México, amo a los mexicanos. Sólo tengo amor en el corazón, ningún odio.

—¿Va a emprender un combate contra la injusticia?

—Hace siete años que estoy en ese combate, que trato a través de mi batalla, de mi tenacidad, de demostrar que sí es posible. Hablo de mi vida cotidiana: creo que he dejado algo a todas las detenidas que he conocido durante años y que me han visto batirme. Los mexicanos se han habituado a este tipo de injusticias, y esto les deja un mensaje: que no hay que creer nunca que algo es imposible. Hay que tener esperanza. Eso es lo más importante para mí hoy. Mañana no sé qué voy a hacer.

Ya en la conferencia de prensa, Cassez dijo que “mi liberación es una gran victoria también para los mexicanos. Mi caso no es único”.

“En México todo el mundo sabe que esto es cotidiano y espero que éste sea un antecedente que ayude a otros”, dijo, escoltada por  el canciller francés.

Al preguntársele si comprendía las reacciones negativas a su liberación de las familias de víctimas de secuestros, Cassez respondió con firmeza que “ayudar a las víctimas es poner a los verdaderos culpables en la cárcel. Es ahí donde empieza el respeto a las víctimas”, recalcó.

Lo mejor y lo peor

La francesa rindió homenaje a las presas con las que compartió la cárcel y a los mexicanos que la respaldaron. “Conocí lo peor y lo mejor de México. Llevo siete años en la cárcel con gente formidable, con compañeras que me han dado amor, apoyo, y muchos mexicanos que me han ayudado. Gracias a ellos. Les debo todo”, dijo en español, cuando el resto de sus declaraciones fueron en francés.

Cassez también agradeció su apoyo al ex presidente francés Nicolas Sarkozy, pues “le salvó la vida” cuando le dio su apoyo, y recalcó inmediatamente después el apoyo decisivo que también le dio el actual presidente Hollande.

Por su parte, la madre de Florence, Charlotte Cassez, denunció que su hija fue una “rehén”, y que el anterior presidente mexicano, Felipe Calderón, la utilizó políticamente.

“Desde el momento en que Felipe Calderón se dirigió al pueblo para decir que no dejaría (a Florence Cassez) que se fuera, ¿por qué lo hizo?”, se preguntó Charlotte Cassez en una entrevista a la cadena de televisión BFM TV.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here