EL SÉPTIMO SELLO, LA ÚNICA ESPERANZA DE LA IGLESIA

0
569

                                       Dr. William Soto Santiago

Apocalipsis, capítulo 8, verso 1: Cuando abrió el séptimo sello, se hizo silencio en el cielo como por media hora”.

Y en San Juan, capítulo 14, verso 1 al 3, dice:

“No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí.

En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho (antes); voy, pues, a preparar lugar para vosotros.

Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis”.

Este Séptimo Sello del Libro de los Siete Sellos de Apocalipsis es la Segunda Venida de Cristo; por eso causó silencio en el Cielo como por media hora, porque este misterio de la Segunda Venida de Cristo no lo conocía nadie, ni en la Tierra ni en el Cielo tampoco, y cuando fue abierto este misterio en el Cielo causó silencio como por media hora, o sea, las huestes celestiales que cantaban a Dios en el Cielo se callaron y hubo silencio en el Cielo como por media hora.

Vean lo importante que es este Sello que cuando fue abierto en el Cielo se produjo silencio como por media hora, para que así el enemigo de Dios, el diablo, no conociera el secreto de este Séptimo Sello, o sea, no conociera el secreto de la Segunda Venida de Cristo, para que así no fuera interrumpida Su Venida, la Venida de Cristo correspondiente a este tiempo final.

La Segunda Venida de Cristo es la esperanza de Su Iglesia, porque Él viene a buscar Su Iglesia y llevarla a la Casa de nuestro Padre celestial. Él dijo: “… para que donde yo estoy, vosotros también estéis”. Para eso es Su Venida en este tiempo final.

“Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez (esa es Su Segunda Venida), y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis”.

Por cuanto es lo más importante para la Iglesia de Jesucristo, que ella está esperando, nos conviene saber cómo viene Cristo conforme a las Escrituras, o sea, necesitamos conocer las profecías correspondientes a Su Segunda Venida.

Porque ¿cómo vamos a estar esperando Su Venida si no conocemos las profecías de Su Venida? Nos pasaría como al pueblo hebreo, que se cumplió la Venida de Cristo en medio de ellos y no reconocieron Su Venida porque no conocieron el significado de las profecías de la Primera Venida de Cristo; estaban allí en el Antiguo Testamento todas esas profecías de la Venida del Mesías y se cumplieron conforme a como estaban escritas: vino el Mesías a través de una virgen; nació en Belén de Judea, conforme a la profecía de Miqueas, capítulo 5, verso 2, que decía que sería de Belén de Judea el Mesías; y también la Escritura decía en Isaías, capítulo 7, verso 14, que sería por medio de una virgen, porque “la virgen concebiría, y daría a luz un hijo, y se llamaría Su nombre Emanuel (que traducido es: Dios con nosotros)”.

Ahora, vean ustedes cómo todas esas profecías hablaban de la Venida del Mesías.

También en el Génesis, capítulo 3, verso 15, nos habla acerca de la Venida del Mesías y nos dice que sería la simiente de la mujer. Esa promesa que Dios hizo allá, que la simiente de la mujer herirá al diablo en su cabeza (o sea, a la serpiente en su cabeza), esa promesa es mesiánica; y se cumpliría la venida de la simiente de la mujer en el cumplimiento de la Venida del Mesías.

Y cuando nació por medio de una mujer, allí estaba la simiente de la mujer; por medio de una mujer nació el Mesías. Dios en el vientre de María creó la célula de vida, la cual se multiplicó célula sobre célula y se formó así el cuerpo de Jesús; fue por creación divina que vino ese cuerpo llamado Jesús, en donde estaba el Dios Todopoderoso manifestado en carne humana en toda Su plenitud.

Ahora, veamos lo que nos dice el profeta Isaías y también lo que nos dice el profeta Malaquías que sería la Venida del Mesías. Leamos Malaquías, capítulo 3, verso 1 en adelante; dice así:

“He aquí, yo envío mi mensajero, el cual preparará el camino delante de mí…”.

Esto nos dice, o sea, esta escritura nos dice que vendrá un mensajero preparándole el camino al Señor (o sea, preparándole el camino al Mesías), un mensajero, un profeta precursor de la Primera Venida de Cristo.

Y luego, encontramos en Isaías, capítulo 40, que Dios dice que será la voz de uno clamando en el desierto; capítulo 40, verso 3 en adelante:

“Voz que clama en el desierto: Preparad camino a Jehová…”.

¿A quién le estaría preparando el camino? A Jehová, porque Jehová, el Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob, el Ángel del Pacto, vendría después de ese profeta que le estaría preparando el camino. ¿Pero cómo vendría? En carne humana. Sigue diciendo:

“… enderezad calzada en la soledad a nuestro Dios.

Todo valle sea alzado, y bájese todo monte y collado; y lo torcido se enderece, y lo áspero se allane.

Y se manifestará la gloria de Jehová, y toda carne juntamente la verá; porque la boca de Jehová ha hablado”.

La gloria de Jehová estaba prometida para ser manifestada; pero antes de ser manifestada vendría un mensajero clamando en el desierto, y ese fue Juan el Bautista; y después vendría la gloria de Jehová manifestada, y toda carne la vería. Y cuando vino la gloria de Jehová manifestada, vino manifestada en carne humana, en un hombre sencillo llamado Jesús de Nazaret.

Cuando Dios promete algo grande, algo glorioso, cuando Él promete manifestar Su gloria, escoge un hombre sencillo, y a través de ese hombre sencillo es manifestada la gloria de Dios. Las personas miran ese hombre y lo ven tan sencillo y no pueden creer que en ese hombre está Dios manifestado en toda Su plenitud; no lo pueden creer, porque tropiezan con el velo de carne sencillo donde está la gloria de Dios manifestada.

Puede solicitar Material Impreso o Grabado Completamente Gratis llamando A:

Cel.  921 252 5066

o acudir a nuestras Reuniones los días Viernes a las 5:00 pm y Domingos a las 9:00 am

En la Iglesia:  

*LA ESTRELLA RESPLANDECIENTE DE LA MAÑANA*

Calle: Ignacio Zaragoza # 1   Colonia: 18 de marzo

Villa Cuichapa Mol. Ver.

Cel. 923 138 5767

o acudir a nuestras Reuniones los días Viernes a las 5:00 pm y Domingos a las 9:00 am

En la Iglesia:  

*LA VOZ DEL ÁNGEL DEL PACTO*

Calle: Campeche # 505   Colonia: México

Las Choapas, Ver.

Visite: www.carpa.com