Voluntariado del distrito XXX visita a familias marginadas en zona rural de Coatzacoalcos

0
929
El voluntariado del D-XXX, está llevando beneficios a los mas necesitados a nombre del diputado Renato Tronco.
El voluntariado del D-XXX, está llevando beneficios a los mas necesitados a nombre del diputado Renato Tronco.
El voluntariado del D-XXX, está llevando beneficios a los mas necesitados a nombre del diputado Renato Tronco.

 

DSC_0005DSC_0007DSC_0062DSC_0080Las Choapas, Ver.

Continuando con la gira de trabajo, el voluntariado del distrito XXX, visitaron Villa Allende y el ejido Guillermo Prieto, perteneciente a Coatzacoalcos, en donde apoyaron con sillas de rueda a integrantes de unas familias de escasos recurso.

Unas de las personas beneficiadas fue Manuel Ocaña Tapia, joven que a partir de los seis años le pegó embolia cerebral, según dijo su madre, la señora María del Carmen Ocaña, quienes tienen su domicilio en callejón Emiliano Zapata de la colonia Pescadores de Villa Allende.

“Somos pobres no tenemos con que pagar, a la edad de seis años le pegó embolia cerebral, tenía una silla de rueda pero ya está todo deteriorada”, indicó la señora María del Carmen.

Comentó que la petición, para que se le apoyara a su hijo con una silla de rueda, se la realizó al ahora diputado Renato Tronco Gómez, cuando andaba en campaña, “Dios le tocó su corazón y nos ha mandado la silla de rueda para mi hijo”.

Agradeció al diputado Renato Tronco Gómez por el apoyo de la silla de rueda que le hizo llegar a través de las damas del voluntariado del distrito XXX, encabezado por la señora Ana Isabel Gonzáles de Tronco, de quienes dijo, son mujeres de lucha y que vienen trabajando fuerte, cumpliendo con la palabra del diputado.

“De ante mano le doy las gracias y que siga adelante cumpliendo con la gente que deberá, en realidad lo necesita” finalizó.

Otra familia que fue visitada en Villa Allende fue la del señor, Cecilio Estrada Gonzáles, cuya esposa Manuela Posada, de 70 años, ambos con domicilio en la colonia El Olvido, se le donó una silla de rueda debido a que hace 22 años, por la enfermedad de la diabetes le fue amputada las dos piernas.

De ese lugar el grupo de mujeres benefactoras, se trasladaron hasta el ejido Guillermo Prieto en donde apoyaron con despensa a una humilde mujer de nombre Casilda Gonzáles Mateos, quien desde hace 25 años, viene sufriendo con dos hijos, que desde pequeños, quedaron postrados a una silla de rueda, además que padecen de ataques epilépticos.

A uno de los jóvenes se le entregó una silla de rueda, mientras que al otro se le apoyará con una silla especial debido a que por la enfermedad, no puede sostenerse solo y requiere de algo más sofisticado, por lo que las damas del voluntariado pusieron especial atención a esta familia que vive en condiciones deplorable.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here